La posibilidad de financiar proyectos empresariales en las diferentes etapas de vida de la empresa.
El tipo de interés se compone de dos tramos: un primer tramo (euribor+diferencial) y un segundo tramo que se determina en función de la rentabilidad financiera de la empresa, con un límite máximo establecido de acuerdo con el rating de la operación.
Los intereses del primer tramo se devengan en los plazos establecidos.
El pago de los intereses del segundo tramo se adecua a la marcha económica de la empresa.
Los gastos financieros (intereses y comisiones de apertura y cancelación, en su caso) son fiscalmente deducibles de la base imponible del Impuesto sobre Sociedades.
Los préstamos participativos refuerzan la estructura financiera de la empresa. La legislación mercantil permite considerarlos patrimonio neto a efectos de reducción de capital y disolución obligatoria de la sociedad.
Tiene unos amplios plazos de amortización y carencia.
Por lo general, el empresario y la empresa no tienen que aportar garantías.

Menú