Ser pyme conforme a la definición de la UE.
Tener personalidad jurídica propia, independiente de la de tus socios, y realizar una actividad económica con ánimo de lucro.
Tu empresa podrá pertenecer a cualquier sector de actividad, excepto el inmobiliario y el financiero. Ver excepciones
El domicilio social de tu empresa deberá estar en el territorio nacional.
Tu modelo de negocio deberá ser innovador, novedoso o con claras ventajas competitivas.
Deberás prever la cofinanciación de las necesidades financieras asociadas a tu proyecto empresarial.
Debes mostrar una estructura financiera equilibrada y profesionalidad en tu gestión.
Tus fondos propios han de ser, como mínimo, equivalentes a la cuantía del préstamo (excepto en línea Jóvenes Emprendedores donde se exigirá, como mínimo, el 50 %).
Tendrás que demostrar la viabilidad técnica y económica de tu proyecto empresarial.
Las cuentas de tu último ejercicio cerrado habrán de estar depositadas en el Registro Público que legalmente corresponda o, en caso necesario, estados financieros auditados externamente.

Menú