Los préstamos tienen un plazo de vencimiento máximo de entre 7 y 9 años, en función de la línea de financiación, la finalidad de la misma, las características del proyecto empresarial y sus previsiones económico-financieras.

Menú