«El préstamo posibilita la financiación de la empresa sin la participación de terceros en la gestión y control de la misma.
Los intereses son fiscalmente deducibles. Elude la necesidad de valoración de la empresa en las etapas de inversión y desinversión»

Menú